Tu Kokedama en 7 pasos ¡Imperdible!

En decoración de Jardines los Japoneses siempre han ido a la vanguardia. Ofreciendo todo tipo de soluciones para hacer de la convivencia con las plantas una parte integral de nuestras vidas, no importa donde estemos ni el espacio que tengamos.

banners-02

No es para asombrarse, entonces, que sean ellos el origen de los Kokedamas.

Los Kokedamas son las plantas tipo bonsai mas elegidas a la hora de decorar un jardín en la actualidad.

1

¿Moda? Seguramente. Pero Además de su belleza inconfundible, los kokedamas son fáciles de cuidar, no requieren mucho esfuerzo y siempre mantienen la frescura que los caracteriza.

En Japonés Kokedama significa Bola De Musgo. Muy cercanos a la naturaleza y devotos de ésta, los japoneses gustan de reproducir en sus hogares ambientes naturales por mas privativos de espacio que se encuentren. El kokedama consiste básicamente en cultivar cierto tipo de plantas sobre unas bolas de musgo vivo rellenas de sustrato. No ocupan espacio significante y requieren muy poca atención.

Si te entusiasmamos nos gustaría, en esta oportunidad, ayudarte a realizar tus propios Kokedamas para tener tu casa siempre verde ¡¿Te gustaría?!

Bien ¡Comencemos!

¿Qué necesitamos para confeccionar un Kokedama?

  • Sustrato de Akadama (es una arcilla especial para Bonsai)
  • Sustrato universal (turba común, que conseguimos en cualquier vivero).
  • Musgo verde
  • Agua
  • Hilo de algodón
  • La planta, obviamente.

1- Realizamos una mezcla que contenga 70% sustrato de Akadama y 30% de turba. Es importante que estén bien mezclados y en proporciones correctas.

2- una vez mezclado y amasado envolveremos el preparado en una bolsa para hacer que transpire y presionaremos para extraer toda el agua que pueda contener la mezcla. De esta manera obtendremos la consistencia necesaria para poder envolver la raíz.

3- Tomamos suavemente la planta a transplantar y retiramos los vestigios de tierra de sus raíces (Podemos sumergirla en agua para diluir la tierra)

4- Insertamos la planta dentro de la bola de mezcla asegurándonos de cubrir correctamente la raíz.

5- Regamos el musgo de ambos lados y lo prensamos sobre un papel para quitar el eccedente de agua.

6- Rodeamos la bola con el musgo y lo atamos para sujetarlo. Recomendamos utilizar hilo de algodón. De esta manera con el tiempo se incorpora al sustrato y no es necesario retirarlo.

7- ¡Tu Kokedama está listo! Solo resta regarlo. Para ello pondremos agua en un recipiente hasta una altura que tape la bola de musgo e introduciremos el kokedama unos 10 minutos.

1

El riego lo repetiremos una vez a la semana en invierno y dos en verano. El musgo necesita luz, pero no spporta la luz solar directa (por la alta tasa de evapotranspiración. Te recomendamos colocar tus kokedamas en lugares iluminados pero no a pleno sol y que, por supuesto, elijas la especie vegetal a utilizar en consecuencia.

¡Espero lo hayas disfrutado tanto como nosotros!

Te invitamos a mandarnos fotos de tu kokedama a hola@algoverde.com.ar. Y si te queda alguna duda podés escribirnos haciendo click aquí.

¡Te esperamos!

Algo Verde.

www.algoverde.com.ar

hola@algoverde.com.ar

Anuncios